7/10/16

El poeta 

#Yeats, sus mujeres y Sligo


Escogí como título para este Blog uno de los últimos libros de poemas de W. B. Yeats, "Luna llena en Marzo", pero no le he dedicado ni un sólo post pese a mi declarada empatía por él. Corrijo mi abandono con esta publicación sobre los últimos días del Nobel irlandés.

"Murió cuando estaba listo" escribió Seamus Heaney para The Irish Times en 1989 en un artículo para conmemorar el 50 aniversario de la muerte de Yeats. "Al leer a Yeats puedo sentir a veces una transmisión de fuerza peligrosa, como se sentía uno de niño, parado solo en los campos cerca del temblor de los postes eléctricos, bajo el chisporroteo de las líneas de energía". Heaney además añadió que Cuchulain Comforted era "una de las más grandes expresiones en el lecho de muerte". Completado tan sólo 15 días entes de fallecer, por primera vez escribió un poema en terza rima, la métrica usada por Dante en Divina Comedia."Lo que él estaba experimentando le daba forma y significado, incluso, cuando ya estaba ocurriendo", añadiría Heaney. Es notoria la debilidad del de Derry por Yeats y aunque los dos fueron muy diferentes mostraron cómo la poesía nos permite y nos ayuda a comprender y sobrevivir.

W.B. Yeats fue sepultado en Roquebrune, aunque existen diferentes versiones sobre si su cuerpo fue arrojado a una fosa común o no y el traslado de sus restos a Éire. La confusión se debe a que Yeats usaba una armadura de cuero para una hernia discal y junto a él fue enterrado un ciudadano británico con un corsé de acero quirúrgico que  los sepultureros franceses pudieron no llegar a distinguir con precisión durante su exhumación, antes de ser enviado a Sligo.

Lo que si conocemos con exactitud es que murió en una pequeña habitación del Hotel Idéal Séjour con vistas al Mediterráneo. Rodeado de su mujer, George, y su última amante, Edith Shackleton, quienes se turnaron para velar su cuerpo aquella noche. Pasaba temporadas en ese hotel gracias a las colectas que amigos irlandeses habían realizado para hacer más cómoda la vejez del bardo.

El frío invierno de 1938-39 agravó el problema cardíaco de Yeats y en la noche del 28 al 29 de enero el poeta entregó sus últimos manuscritos, su pluma estilográfica y también un pequeño diccionario Oxford a quienes le acompañaban. Al igual que su alter ego Cuchulain en la obra que acababa de escribir Yeats murió rodeado de mujeres; "Estas mujeres interesantes se congregaron a su alrededor, tratando de mantenerlo con vida, tratando de mantenerlo inspirado", relata José Hasset, autor de "W.B. Yeats and the Muses". En este libro se relatan los romances de Yeats con nueve mujeres, " y había otros", explica. "Eran relaciones apasionadas, tenían un elemento erótico y en ellas encontró el estimulo creativo". 

"Si muero, entiérrenme allí" (en el cementerio de Roquebrune), dijo Yeats a su mujer George. "Y luego en el plazo de un año, cuando los periódicos se hayan olvidado de mí, desentiérrenme y plántenme en Sligo".






Así fue, George, los hijos de Yeats; Michael y Anne, el hermano del poeta, Jack, y una guardia militar irlandesa de honor esperaron el barco que trasladaba su cuerpo en el puerto de Galway. Como ministro de Asuntos Exteriores, Seán MacBride, el hijo del gran amor de Yeats, Maud Gonne, representó al gobierno irlandés.
Durante el funeral el poeta Louis MacNeice supuestamente dijo: "Están enterrando el hombre equivocado". Los restos fueron colocados "Bajo la cabeza desnuda de Ben Bulben en el cementerio de Drumcliff", como Yeats lo pidió. El académico Ann Saddlemeyer, amigo íntimo de George, examinó los documentos franceses y llegó a la conclusión de que el cuerpo exhumado y enterrado era el del propio William Butler Yeats. Una controversia y polémica que sigue abierta; de lo que nadie duda es de que Yeats, como reafirmó Seamus Heaney,  escribió algunos de los mejores versos de la historia de la literatura.


So the Platonic Year
Whirls out new right and wrong,

Whirls in the old instead;

All men are dancers and their tread

Goes to the barbarous clangour of a gong.



"The Tower"






No hay comentarios:

Publicar un comentario