20/9/16

#Relecturas

A vueltas con las horas


y los días, los meses, los años..."Muy pronto en mi vida fue demasiado tarde": Recordaba vagamente alguna reflexión del libro "El amante"de Marguerite Duras sobre el paso del tiempo, no tanto sobre nuestra piel sino sobre nuestro sentimiento. Y quizá porque el tiempo atmosférico se ha vuelto cómplice de mis agitaciones de septiembre me he acomodado en sus primeros párrafos.
"Entre los dieciocho y los veinticinco años mi rostro emprendió un camino imprevisto. A los dieciocho años envejecí. No sé si a todo el mundo le ocurre lo mismo, nunca lo he preguntado".

...Ocurre a veces que no a los 18, sino antes o después, el rostro y sus sombras alteran el orden previsto por la naturaleza. No sé si a alguien le ha sucedido lo mismo y se ha encontrado que, por causas imprevistas, a sus rasgos y a su emotividad les afecta el fenómeno contrario...nunca lo he preguntado.

"Diré más, tengo quince años y medio"






"La vida no tiene centro, ni camino, ni línea"

(M. Duras)


                               



No hay comentarios:

Publicar un comentario