18/7/16

#Porto do Atlántico

Portugal no corazón


Sentirse en Portugal como en casa resulta sencillo, los residentes lo ponen muy fácil. Hablar portugués me devuelve a los años de juventud más lusistas al abrigo de las páginas de Saramago y Pessoa. Pasear por Porto es rescatar como era la vida atlántica antes de la globalización. Aún se pueden encontrar niños desnudos jugando y salpicándose en las fuentes. Familias que sacan las mesas al atardecer para cenar en un callejón al fresco. Toda esa ropa humilde tendida dando color a la brisa que llega de las mareas cercanas. Mujeres que te abren la puerta de su casa y enumeran sus quehaceres con orgullo...las guías de viajes destacarán otros destinos de la ciudad pero hay dos obligados; la Livraria Lello en la que encontré un conmovedor libro de Contos sobre Refuxiados: "Uma Terra Prometida". La otra visita imperdonable es en tranvía hasta la desembocadura del Douro en el Atlántico junto al Faro de Sao Miguel.

 Porto de vida, auga e luz. 






"Amor nao se conjuga no passado, ou se ama para sempre ou nunca se amou verdadeiramente".
F. Pessoa



No hay comentarios:

Publicar un comentario