19/6/16

Arquímedes y el miedo

#Escenarios de hoy



   Se apagaron las luces, subieron el telón, se fue haciendo poco a poco el silencio y nos sumergimos en la propuesta dramática de Josep Maria Miró i Coromina. Una obra reciente; Premio Born de Teatro 2011 y una temática de total actualidad para muchos sectores sociales y para todos aquellos que comparten alguna responsabilidad educativa. Una obra en la que se esparcen sobre las tablas del escenario los temores contemporáneos, muchos prejuicios y la falta de confianza instalada en ambientes vinculados a la infancia y juventud.
    En el texto de Miró i Coromina el simple gesto de un monitor de natación desatará una tormenta de suposiciones, malentendidos que buscan confundir y meditar durante y después de la puesta en escena. Porque los gestos, aunque puedan ser aparentemente inocentes sumados a la capa de prejuicios que nos envuelve, se acaban transformando en miedo y violencia. Reflexiones que no dejarán indiferente a nadie y que incluso provocan alguna lágrima entre el público. Mención especial al personaje principal y su conflicto que pone en evidencia la perversión de los adultos y la vulnerabilidad de nuestros menores. El universo infantil e inocente deja de serlo cuando los miedos, deseos y las bajas pasiones de los adultos se cruzan en camino. La pedofilia será el pretexto para mostrar una sociedad en constante alerta y a la defensiva que pocas veces deja lugar a la ingenuidad.

    La puesta en escena de Teatro do Atlántico, compañía que está representando la obra en Galicia este 2016 es sencilla y original, ateniéndose al libreto. Escasamente algún mobiliario básico de piscina que mantiene al público atento y perceptivo en los diálogos, interrumpidos por algún cambio de vestuario. El espectador acabará teniendo las mismas dudas y reflexiones que alguno de los personajes a la espera de labrarse su propia opinión sobre la situación ya que la información escalonada que se proporciona obliga a dudar y posicionarse. "El Príncipio de Aquímedes" nos hace descender a los abismos y miedos de la educación en nuestra sociedad. Nos devuelve a la principal finalidad del teatro, construir experiencias e inquietudes, infundir un temor purificador.




"Vivimos en una sociedad que vende miedo y seguridad  al mismo tiempo"
J. M. Miró i Coromina


No hay comentarios:

Publicar un comentario