30/5/16

Libertad y #erotismo

Las reflexiones de Lou Andreas von Salome


   Entre los libros que conservo con más agrado se encuentran los de la autora rusa  Lou Andreas von Salome: "El erotismo" y "Mirada retrospectiva" son verdaderos supervivientes de mudanzas, olvidos y prestamos varios desde la época universitaria.
Para muchos su nombre está vinculado al filósofo alemán Nietzsche, a Freud y a la relación que mantuvo con el poeta R. M. Rilke. Pero Lou Andreas fue mucho más que una musa; ha transcendido como una de las figuras más relevantes de su época por su rebeldía contra las tradiciones, su trabajo intelectual y su vida al margen de toda convención. Sus reflexiones sobre la condición de mujer mantienen hoy todo su valor.
En sus escritos Lou destacaba que el sentido de la libertad estaba vinculado con el desarrollo de la propia personalidad, y esta idea no encajaba con el concepto del matrimonio puesto que suponía renunciar a su desarrollo intelectual, supeditando así su personalidad a la de la figura del  marido. "¿Qué les pasa a los hombres?", se preguntaba Lou Andreas "¿Son incapaces de sentir amistad hacia una mujer, sólo saben ser amantes o esposos?" Preguntas que muchos sospechan dirigidas al propio Nietzsche al que ella rechazó. Tuvo finalmente un matrimonio alejado de la idea convencional del mismo, manteniendo relaciones con quien elegía en cada momento, lo que hacía que se sintiera una mujer libre. No podía ser fiel a nadie porque no podía dejar de ser fiel a sí misma.
    En "El erotismo" ( Hesperus,1993) Lou Andreas  analiza al ser humano como mujer bajo la perspectiva de principios del siglo XX.  Afirma así que la sociedad ha impuesto siempre trabas a la sexualidad femenina; las ideas máximas de erotismo amoroso se definen con los mitos de la maternidad y la virginidad. La mujer sin embargo debe vivir su sexualidad en todo su ser, en el más amplio sentido. Aunque no se la considera una feminista radical con sus ensayos elevó la figura femenina como ser autónomo y consciente de su sexualidad. Ella no rechaza la aportación masculina sino que niega que la mujer sea un símbolo de pasividad o carente de actividad creadora.

Precursora e incansable buscadora de respuestas Lou Andreas von Salome marcó un hito en la cronología del pensamiento moderno de nosotras, las mujeres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario