30/5/16

Una división personal

#Microrrelato 1


 
    Aunque nunca le habían gustado las matemáticas ni los artificios y figuras usadas en su didáctica decidió hacer una división fundamental. La partición tenía fines personales, que no cuánticos, y recuperó para la memoria aquella línea que había usado en los cuadernos cuadriculados de la infancia. Necesitaba una coordenada imaginaria; a un lado se ponían unos números y al otro lado de la línea otros resultados de alguna operación que no recordaba. Se hallaba el máximo común o mínimo denominador de una cantidad. Nunca le interesaron esas operaciones carentes de hechizo.

    Pero no  iba a usar la línea para separar y partir cifras sino para hacer una clasificación vital que pretendía poner en orden las unidades que convivían en su conjunto habitual de relaciones.Y así decidió separar a aquellos que aceptaban su soledad de los que no. Sería su clasificación fundamental para mantener a raya a unos y a otros y guardar así las distancias oportunas. A un lado de la recta imaginaria aquellos que no han aprendido a vivir solos, los dependientes de todo tipo de afinidades, emociones, paraísos artificiales y otras esclavitudes. Y en el otro aquellos que no temen de sí mismos pero también disfrutan, porque no, de otras compañías. Se encontraba en ese subgrupo, había conseguido instalarse en una ubicación indeterminada en la que se cultivaba a sí misma sin necesidad de dependencias o subordinaciones. El silencio, la simple contemplación, algunos acordes, pinceles y páginas la escoltaban en los paseos entre árboles o mareas. Sin sujeciones, ni ataduras, a modo de isla orientada en latitudes al Norte. Al otro lado dejaría a los subalternos de otros artificios que intentaban que las islas fueran penínsulas ancladas en el destierro.

    A un lado, los que compartían su posición soberana entre los que nadaba con facilidad porque sabían no estorbarse en sus costas.Y al otro lado de la línea quienes se sujetaban y retenían a elementos diversos sin intentar cruzar la línea fronteriza de su estado subyugado. A la derecha del eje alegórico las unidades de los archipiélagos. A la izquierda los números de los satélites y sus órbitas sumisas.






Libertad y #erotismo

Las reflexiones de Lou Andreas von Salome


   Entre los libros que conservo con más agrado se encuentran los de la autora rusa  Lou Andreas von Salome: "El erotismo" y "Mirada retrospectiva" son verdaderos supervivientes de mudanzas, olvidos y prestamos varios desde la época universitaria.
Para muchos su nombre está vinculado al filósofo alemán Nietzsche, a Freud y a la relación que mantuvo con el poeta R. M. Rilke. Pero Lou Andreas fue mucho más que una musa; ha transcendido como una de las figuras más relevantes de su época por su rebeldía contra las tradiciones, su trabajo intelectual y su vida al margen de toda convención. Sus reflexiones sobre la condición de mujer mantienen hoy todo su valor.
En sus escritos Lou destacaba que el sentido de la libertad estaba vinculado con el desarrollo de la propia personalidad, y esta idea no encajaba con el concepto del matrimonio puesto que suponía renunciar a su desarrollo intelectual, supeditando así su personalidad a la de la figura del  marido. "¿Qué les pasa a los hombres?", se preguntaba Lou Andreas "¿Son incapaces de sentir amistad hacia una mujer, sólo saben ser amantes o esposos?" Preguntas que muchos sospechan dirigidas al propio Nietzsche al que ella rechazó. Tuvo finalmente un matrimonio alejado de la idea convencional del mismo, manteniendo relaciones con quien elegía en cada momento, lo que hacía que se sintiera una mujer libre. No podía ser fiel a nadie porque no podía dejar de ser fiel a sí misma.
    En "El erotismo" ( Hesperus,1993) Lou Andreas  analiza al ser humano como mujer bajo la perspectiva de principios del siglo XX.  Afirma así que la sociedad ha impuesto siempre trabas a la sexualidad femenina; las ideas máximas de erotismo amoroso se definen con los mitos de la maternidad y la virginidad. La mujer sin embargo debe vivir su sexualidad en todo su ser, en el más amplio sentido. Aunque no se la considera una feminista radical con sus ensayos elevó la figura femenina como ser autónomo y consciente de su sexualidad. Ella no rechaza la aportación masculina sino que niega que la mujer sea un símbolo de pasividad o carente de actividad creadora.

Precursora e incansable buscadora de respuestas Lou Andreas von Salome marcó un hito en la cronología del pensamiento moderno de nosotras, las mujeres.




25/5/16

Las mariposas de #Swords

A la memoria de Margaret Donoghue

    

    Muchos incrédulos de mitos, leyendas y tradiciones  llamarán realismo mágico a la narración de algunos fenómenos que acontecen en la orilla del río que cruza Knocksedan, en la antigua carretera que discurre desde Dublín hasta Malahide.

 Y es que al anochecer de los días claros vuelan mariposas de una insólita especie que sólo algunos podemos ver mecidos por el sonido delicado del agua mientras contemplamos abstraídos su revoloteo errático entre los arbustos.

     Aparecieron en la primavera del 2013 cuando el tiempo atlántico permitió depositar las cenizas de Margaret en el cauce del río aunque había expirado una fría noche de febrero. Dejó junto a unas cartas de despedida el deseo de que parte de ella descansara en el propio cementerio de Swords y que la otra se depositara en aquel paraje junto al puente. Era el lugar de su infancia, de los juegos con sus hermanos; el escondite por el que se deslizaban con cuerdas de los muros medievales viendo pasar los aviones del cercano aeropuerto. Apenas conservaba alguna foto de aquellos años de ropa escasa y corta que cubría sus delgados cuerpos aunque gráciles y sonrientes, y sin embargo eligió aquella ubicación para reposar.



      Regresó a Swords después de años en Londres y en Coruña y en sus calles encontró junto a su nieta la alegría que los informes médicos le negaban. Se reencontró con su hogar; la isla, y la recorrió con el orgullo que años antes le habían negado. La despedí en el aeropuerto de Alvedro meses antes, en su última visita a Coruña, con su peluca y su buen humor, la sonrisa perpetua de sus brillantes ojos azules. Su porte esbelto y su olor de los campos frescos de Irlanda. Olía como la Isla, lo descubrí la primera vez que respiré ese aroma del viento noble del Atlántico. Los meses siguientes intercambiamos llamadas de voz frágil; apuró sus últimos días disfrutando del café Avoca del castillo de Malahide y dejó las instrucciones de su mutación a mariposa. Los que más la querían las dibujaron en las paredes de la casa para recordar que Margaret quiso ser  y fue mariposa junto al río de Knocksedan donde también la acompañan sus hermanos Hugh y Pat. En el mismo lugar en el que la vimos volar una tarde julio entre los arbustos del estío irlandés.



Versión de Luke Kelly; "Dublin in the rare old times", la canción que escuchaba con  Margaret en Feltham, London SE.

(A mi tía Margaret)




22/5/16

Biografía de una búsqueda

Into the #wild


 
    Gracias a la película dirigida con gran acierto por Sean Penn en 2007 "Hacia rutas salvajes" descubrimos la biografía de Christopher J. McCandless. Basada en el Best Seller de John Krakauer publicado una década antes, el largometraje  nos lleva a recorrer en un viaje físico y espiritual de dos años de duración los estados de California, Oregon y Dakota del Sur hasta llegar a Alaska.


     Bajo el nombre de Alexander Supertramp el protagonista cansado y hastiado de la sociedad americana, carente de ideales y humanidad comienza un viaje hacia la libertad, sin imposiciones sociales ni familiares, lejos de convencionalismos. En un primer momento su huida parece una aventura personal en busca de identidad y reafirmación; sin embargo Into the wild es un grito a favor de la recuperación de los sentidos enmarcada en la reflexión que crea el conflicto entre la Civilización y la Naturaleza. Muchos articulistas han encontrado detrás del film la idea nietzscheana que propone una vuelta al mundo natural olvidado por la sociedad desde el Modernismo. El film plantea muchas otras reflexiones psicológicas y filosóficas que invocan a Thoreau, Rousseau, Jung o el propio Walt Whitman.


     Crítica sin duda con la forma de vida occidental, esta más que recomendable película de cuidada estética y guión recupera el sentido de la ética, de la necesidad de autoafirmarnos como individuos libres rescatando la naturaleza como hogar del hombre. Resulta imposible ver esta road movie y no cuestionarse nuestra forma de vida y nuestra relación con el idílico y también agreste mundo natural que nos rodea.

    Alexander, (C. McCandless) al final de su recorrido realiza al borde la muerte otra de sus reflexiones más relevantes; "La felicidad sólo es real cuando se comparte".



17/5/16

La columna rota

Lo que nos enseñó #Frida

  
     A estas alturas son pocos los que no reconocen a la mejicana y mucho/as sus admiradores. Es inevitable no sentirse atraída por su espíritu combatiente, por la fuerza de sus pinturas, su ejemplo y su mirada enérgica.
Su biografía quedó señalada por una polio a los 6 años y un accidente de tráfico en septiembre de 1925 cuando contaba con 18. Su largas convalecencias por los repetidos dolores de espalda y las sucesivas intervenciones la acercaron a la Pintura. Luego llegaría Rivera, los viajes a EEUU, varios abortos, infidelidades, una amputación y su actividad política. Mientras, una de sus pinturas sería la primera obra de un artista mejicano del siglo XX expuesta en el Louvre. A este reconocimiento seguirían más cirugías de espalda, corsés y otra amputación hasta que falleció a los 47 años en 1954.

 
     La escritora Araceli Rico en "Frida Khalo, fantasía de un cuerpo herido" profundizó en la vida personal de la artista mejicana y en su obra sin poder desligarla. Así afirma:"su obra es la síntesis de las intensidades, de las pasiones, de toda la vida interior de su creadora".


         "No estoy enferma...estoy rota...pero estoy feliz de estar viva mientras pueda pintar"



    Inspiradora sin duda para muchas roturas, heridas y fracturas, físicas y del alma, han sido tanto su obra como su pensamiento reflejado en algunas citas que la han convertido en un referente cultural para varias generaciones:  
                                            
 “Donde no puedas amar, no te demores”



“Quise ahogar mis penas en licor, pero las condenadas aprendieron a nadar"



"¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo"



“Dolor, placer y muerte no son más que el proceso de la existencia. La lucha revolucionaria en este proceso es una puerta abierta a la inteligencia”



"El arte más poderoso de la vida es hacer del dolor un talismán que cura"



13/5/16

Cuando las voces mecen los sentidos

Reivindicando a los #cantautores


      Pocas cosas causan más placer que las melodías rondando los sentidos. Cuando éstos piden algo de sosiego nada como reclamar a los trovadores para encontrar algo de serenidad. En las letras y compases de los cantautores se esconde el relato social y personal que la historia con mayúsculas no recoge en sus páginas. Herederos de los bardos resisten los envites de la industria discográfica gracias a los fieles que no renunciamos a abandonar el gusto por los desgarros de una guitarra acústica.

     Formo parte del más de millón de personas que le dieron "Like" en su página de Facebook a Iron&Wine y siguen sus listas en Spotify. Desde que en el 2007 escuché "The Shepher´s dog"  he sucumbido a la voz de Sam Beam quien escribe, toca, graba y produce cada tema de sus álbums en su estudio casero. Compositor en espíritu puro, y "The Trapeze Swinger" una de las imprescindibles.




      Sam Beam&Jesca Hoop se encuentran de gira por los estados del sur de Norteamérica con un álbum de duetos llamado "Love letters for Fire". En su página web se puede escuchar algunas de las últimas canciones; "Every songbird sayswww.ironandwine.com



11/5/16

La huella de #Cortázar

Esos #libros que pesan en la memoria


    En una misma semana me topé con dos de esos libros heridos de olvido junto a la sombra de un estante y al abrirlos descubrí que me los había regalado la misma mirada serena. Años sin acordarme del de Ermua y tenía el caprichoso azar que traerme a la memoria las tardes de errantes paseos hasta el Puerto Viejo de Algorta. Estaban en lugares distantes, repisas dispares resultado de múltiples mudanzas, entre otras obras de páginas queridas y leídas.

    Uno era "Luna de Lobos" de Julio Llamazares, de Seix Barral, en su ya 17º edición. Con una poco afortunada portada amarillenta por el paso de tantas lluvias. No recordaba que tenía en concreto ese título pero al abrirlo encontré su firma de espíritu musaraña, decidida y suave, y sobre ella una dedicatoria de estilográfica azul. Me senté unos minutos ojeando algún párrafo pero también saboreando las horas dulces que guardaba la dedicatoria.

     El otro libro lo encontré también de casualidad días después y de nuevo al abrirlo la misma caligrafía y otra dedicatoria más directa y en esta ocasión con fecha al pie de página. Era "Historias de Cronopios y de  Famas" de Julio Cotázar, en una edición sencilla de Edhasa con portada rojiza. De nuevo se hizo obligado reabrir y releer algunas de sus páginas; "Instrucciones para entender tres pinturas famosas".


     Al abrigo de Cortázar matábamos las horas tempranas de la tarde a las que tanto temía, entre bestiarios, perseguidores y magas. Nunca planeamos ir a París y quizá debimos cruzar algunos de los puentes de la ciudad para no perdernos.Y de fondo sonaba Aute repetidamente, no era el único pero sí el más habitual y alguno de sus dibujos colgaban del escenario común que inventamos.

     Deberíamos ser cuidadosos con las dedicatorias que dejamos en los libros que regalamos; se convierten en una evocación de almíbar.
   

"Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan". J.Cortázar



9/5/16


Del Condado de Mayo a Nairobi

Leyendas de #cine

     Todas las generaciones tienen sus mitos, tópicos y lugares comunes que les acompañan durante décadas.Y entre ellos siempre hay una película considerada imprescindible.


     Son legión los incondicionales del maestro del cine John Ford, y muchos de los nacidos entre los años 50 y 70 quienes se confiesan seducidos por las escenas de "The Quiet Man". Rodada en la localidad de Cong, en el condado de Mayo en 1951 convirtió en inmortales los personajes de Sean Thornton, Mary Kate Danaher y Michaeleen Oge Flyn. De padres irlandeses, John Ford, reconstruyó su propio Innisfree y dejó para las historia del cine legendarias peleas y frases inolvidables;
_Innisfree?This way?

    Ford pretendía en su película recuperar el simbolismo del poema de Yeats sobre el lirismo de Irlanda y el ansia de juventud. Pocos saben que el guión nació de un relato publicado en 1933 por Maurice Walsh  con quien Ford  mantuvo un largo pleito judicial. Tras su éxito de taquilla recibió siete nominaciones, logrando dos; mejor dirección y mejor fotografía en color, no sin cierta polémica por la presencia de varios miembros del IRA y por el trato que recibe la protagonista.

     Pero quizá el mayor logro de la película no sean su lenguaje simbólico y cinematográfico sino crear un mito erótico, conseguir que toda una generación de hombres se enamoraran de una pelirroja vestida de rojo y azul en los campos de Ashford. La película dejó también para la historia del séptimo arte unas frases en gaeilge en otra de las secuencias que nos desvelan el peso de la tradición y la sensualidad de la Isla Esmeralda.



     Y si los hombres sucumbieron a los encantos de Maureen O´Hara  muchas mujeres quedamos atrapadas en un tren que cruzaba África hacia los cafetales de Nairobi. La historia escrita por Karen Blixen en 1937 fue llevada a la gran pantalla por Sydney Pollack en 1985 aunque apartándose significativamente del texto original. Pese a ello, la lograda interpretación de los actores, la ambientación junto con la calidad fotográfica y la banda sonora la hicieron merecedora de 7 Oscars y del calificativo de "Obra Maestra".

     Bajo el color y la lluvia de Kenia se desarrolla una historia en la que nos encontramos de frente con la soledad, la muerte, la enfermedad; sentimientos que perturban y hacen frágil a sus protagonistas además de la ausencia, la necesidad de amar, la amistad y el colonialismo.

    El atractivo personaje de Denys Finch Hatton, interpretado por Robert Redford, representa un prototipo de hombre independiente y seguro que lo ha convertido en todo un icono para el género femenino. En sus diálogos con Karen se entremezclan la libertad y la posesión, la necesidad de pertenecer a alguien de forma única; el amor como sentimiento altruista y a la vez egoísta.
    
     Denys fue enterrado en las colinas de Ngong, en el Parque Nacional de Nairobi tal y como recoge el metraje final de esta película pero permanecerá libre, sobrevolando el cielo protector de África, porque su espíritu indómito le pertenecía.








5/5/16


Entre Salvajes

Pasión por los #fauves


     Afirman los eruditos que el hombre y el #arte son indisociables. Gracias a él el mundo se nos hace más accesible, inteligible...esa necesaria respiración del alma, tan  parecida a la física. Suscribo a los que defienden que la creación y observación artística se convierte en una función vital y necesaria, en ese lenguaje universal que nos conecta con la naturaleza y los valores más preciados de la humanidad.
Cada uno de nosotros encontramos en una corriente artística determinada esa sintonía que pocas veces podemos explicar de manera racional. Nos sentimos atraídos por los trazos, colores y formas de diferentes creadores, en ocasiones desde su primera contemplación y para siempre.




     Me confieso seducida por la obra de los fauves y en especial por  Henri Matisse. Rendida ante esa actitud con la que se enfrentaron a los convencionalismos de la época además de la liberación del temperamento y espíritu de sus obras. Su espontaneidad y frescura, la pincelada directa y vigorosa junto la fuerza, la simplicidad formal y el  sentimiento transmitido por los colores intensos que resultan liberadores.

En la espontaneidad de color y en su interpretación lírica y emocional de la realidad encuentro ese retiro cálido y estimulante, alentador de la respiración más honda.


"Creativity takes courage" H. Matisse.